Beneficios de la actividad física en personas discapacitadas

Beneficios de la actividad física en personas discapacitadas

Vemos la importancia de la actividad física en personas discapacitadas y los beneficios que conlleva como la integración, autoestima o felicidad

Beneficios de la actividad física en personas discapacitadasEl deporte tiene beneficios indiscutibles para la salud de cualquier persona y, por supuesto, la actividad física en personas discapacitadas también. No obstante, en el caso de los discapacitados, aporta otros valores añadidos como son el servir de factor de integración social y ayudar en el proceso de rehabilitación. El secretario de la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC), José Luis Fernández Coya, reconoce que, en particular para los deficientes visuales, actúa como “un importante elemento integrador”, ya que les permite entrenar, competir y formar parte de clubes deportivos junto a personas videntes.

Toda persona con alguna discapacidad deberá enfrentarse a una sociedad construida sobre parámetros “normales”, siendo muchas veces estos parámetros las barreras que diariamente las personas con discapacidad deben superar.

El deporte ayudará a olvidarse de los inconvenientes que esas barreras acarrean; además fortalecerá su psiquis (afectividad, emotividad, control, percepción, cognición). Pero lo que es más importante es que el deporte crea un campo adecuado y sencillo para la auto-superación. La auto-superación le aportará tanto beneficios de índole psicológica como social.

De la mano de los beneficios psicológicos del deporte adaptado aparecen los beneficios sociales. Entender que todas las personas pueden practicar deportes y recibir este servicio como un bien social más, es el principio de la inserción social y por tanto el primer paso hacia la integración.

La coordinadora de programas deportivos de la Fundación Deporte y Desafío, Macarena Gómez Pulido, añade que el deporte “promueve la independencia, otorga seguridad, anima a superar limitaciones y desarrolla valores que son imprescindibles para la integración social de las personas”. En su opinión, las personas discapacitadas no tienen ninguna limitación a la hora de practicar deporte, siempre que esté adaptado a su circunstancia personal. Incluso, reconoce que sirve como factor de unión con la familia, ya que es habitual que se practique “con los padres, los hermanos o los primos”.

“El deporte adaptado posee una importancia real en el desarrollo personal y social de los individuos que lo practican”

El deporte practicado para estos colectivos y sobre todo el realizado en familia ayuda a romper estas barreras. Disfrutar en familia de estas experiencias en las que la diversión sea el centro de la actividad física o de ocio deben ser las bases de este tipo de deporte para aquellas familias que posean algún miembro discapacitado.
Basándonos en numerosos estudios y haciendo un breve resumen podemos afirmar que el deporte en el colectivo discapacitado aporta los siguientes beneficios:

  • Felicidad: el deporte les reporta felicidad, la experiencia de hacer deporte nos hace divertirnos y sentirnos bien.
  • Físicos: el deporte es un importante medio de acondicionamiento físico, de entrenamiento de la fuerza, resistencia, mejora de la movilidad, conciencia del cuerpo y su posición espacial.
  • Recreación: en este caso se busca la diversión a la vez que favorecer la ocupación de su tiempo de ocio de forma saludable. Son numerosos los ejemplos en los que encontramos personas que, una vez que han saboreado la práctica, se convierten en adeptos a la misma, e incluyen este tipo de actividades en su estilo de vida.
  • Fortalece su autoestima: aumentando la confianza en sus capacidades reales y habilidades.
  • Sociales: favorece su proceso de socialización y readaptación dentro de un modelo social único, en la medida en que estos sujetos entren en contacto con un mayor número de personas, sentirán más confianza en sí mismos en estas situaciones, aprenden a trabajar en equipo a seguir normas y límites; mejorarán su integración y su aceptación. En definitiva, se sentirán participes de un proyecto colectivo.
  • Psicológicos: las personas que practiquen verán reducido su estrés y su ansiedad, mejorarán su nivel de actividad, se sentirán intelectualmente estimuladas, y su grado general de bienestar se verá favorecido; su autoconcepto y autoestima se verán recuperados y se sentirán más motivados para participar.
  • Funcionales: suponen para estas personas la mejora de la autonomía y la autosuficiencia, la capacidad de desenvolverse de forma autónoma en las actividades de la vida cotidiana.

 

 

Icon made by Freepik from www.flaticon.com is licensed under CC BY 3.0
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *